Archive for julio, 2010

De nuevo con el dique

domingo, julio 25th, 2010

Cada vez son más los que ya no permanecen impasibles ante la evolución del dique de Ciutadella. Ahora que Ports de les Illes Balears ha conseguido tumbar hasta la Comisión Balear de Medio Ambiente y seguir adelante con el proyecto bandera de esta legislatura, los abultados números de esta obra empiezan a inquietar a un buen número de personas, cuya intención no es paralizar la obra, sino cuestionar por qué va sumando millones y millones de euros sin ningún obstáculo, y sin que casi ningún partido político alze la voz.

Este periódico hace tiempo que viene informando de cómo el presupuesto real de la obra está cada vez más lejos de aquel que firmaron Ferrovial y el Govern balear de Matas. Se acordarán ustedes que por ese entonces, las obras del dique se adjudicaron por 50,2 millones de euros, y un plazo de ejecución que, de haberse cumplido, habría convertido el dique de Son Blanc en el puerto operativo de Ciutadella desde el pasado verano. A día de hoy, tal como se informaba esta misma semana, el coste seguro de la infraestructura es de 76,6 millones de euros, y nadie duda de que será claramente superior. Un incremento más que notable, que arroja dudas más que razonables en algunos de sus capítulos. El último, los 8,4 millones de euros anunciados para la colocación de otros dos cajones en el dique (actuación avanzada en exclusiva por este periódico).

Cojan ustedes su calculadora. Muchos conocerán la regla de tres, esa operación matemática que compara diferentes operaciones similares. Para estos dos cajones, Ports ha asegurado que hacen falta 8,4 millones de euros. Ahora hagan memoria. Recordarán que en la estructura original del dique se colocaron 14 cajones de los grandes. Y seguramente también tienen presente que el coste total del dique (presupuesto que incluía muchas otras cosas además de los cajones, como explanación de terrenos, construcción de otro dique interior, de un muelle, etc.) fue de 50,2 millones de euros. Apliquen entonces la regla de tres: si dos cajones cuestan 8,4 millones de euros, 14 deberían costar… ¡58,8 millones! Algo aquí no cuadra.

Y es más. En la última inyección de dinero público en las obras del dique, Ports incluyó cuatro millones de euros más para más actuaciones en la infraestructura. Y lo hizo con la boca pequeña, sin anunciarlo de antemano. Este periódico desveló el pasado miércoles que alguna de estas obras que ahora se incluyen en el proyecto ya estaban previstas en el diseño original del dique, y se adjudicaron a Ferrovial. Después, estos proyectos desaparecieron cuando Miquel Àngel Grimalt (conseller de Medio Ambiente con Unió Mallorquina) y Ferrovial pactaron un como mínimo curioso modificado del proyecto que rozó el máximo legal. Es como si se hubiera tenido que aligerar la carga de obras para encajarla en el límite legal y ahora se estén colando mediante proyectos complementarios que, al fin y al cabo, acaban siendo ejecutados por una empresa que, conviene no olvidarlo, llegó a pedir 93 millones de euros para acabar las obras del dique. Esta teoría se está cumpliendo ahora con la concesión, por ejemplo, de un millón de euros para dotar de servicios como luz y agua al dique. A mí que alguien me explique cómo un proyecto como todo un puerto exterior puede salir adelante sin agua y luz. Cuando se pactó el modificado del proyecto entre Grimalt y Ferrovial, ¿se sabía que se eliminaban los servicios de agua y electricidas? Y si era así, ¿cómo pensaban que un puerto iba a funcionar sin estos servicios básicos?

Otra de las dudas que rodea el dique ya fue expresado por un servidor hace casi dos meses, y desde entonces nadie ha aportado ninguna información. A finales de mayo, Ports aseguraba haber pagado ya el 95,5 por ciento del presupuesto total de la obra (sin contar los nuevos cajones ni las obras complementarias anteriormente citadas). Eso implicaba que restaban por pagar solamente 2,6 millones de euros, con los cuales Ferrovial tenía que acabar la obra. Muchos, muchísimos, dudaban que eso fuera posible contemplando el estado de la obra. Y aún a día de hoy esto parece aún más imposible. Por eso, algunos sospechaban que las obras del dique recibirían más dinero público, y acertaron. Ante esta realidad, la pregunta es obligada. ¿De qué sirve tener un presupuesto cerrado, como lo tenía el dique, si se le van añadiendo millones y proyectos complementarios con tanta frecuencia que a uno ya le cuesta saber cuánto se lleva gastado y, sobre todo, cuánto se gastará al final?

Porque ante todo esto, no hay que olvidar que al dique de Ciutadella aún le falta una estación marítima que, tal como informó este periódico en mayo, será reducida para adaptarla a la realidad del dique y, como no, a su presupuesto. Y también faltará la adaptación para que lleguen los cruceros. Y la expropiación del vial que permita a los pasajeros salir del puerto y enfilar hacia Ciutadella o hacia cualquier punto de Menorca. Estos días, las quinielas sobre el coste final del dique son muchas. Es casi conversación obligada en los bares. Algunos dicen que se va a llegar a los 93 millones que pedía Ferrovial. Otros aseguran que se van a superar, y los más pesimistas apuntan hacia 120 millones de euros. ¿Les suena una obra que se adjudicó por unos 50 millones de euros, y que al final acabó pasando los 100? Seguro que han oído hablar de ella, no muy lejos de aquí.

Las dudas sobre el sobrecoste del dique no implican que se quiera parar el proyecto, como muchos aseguran. En foros de internet, son bastantes los que creen que por denunciar el sobrecoste de una obra pública se está atacando a la obra en sí. Eso no es así. En tiempos como los actuales, en que son muchas las entidades que ven recortadas sus subvenciones, funcionarios con nóminas reducidas, y proyectos que no se pueden ejecutar por falta de dinero público, una obra que goza del beneplácito de todos los partidos cuando recibe millones y millones por encima de su presupuesto debería ser centro de atención. Y por eso sorprende aún más el silencio de los grandes partidos ante esta situación. Nadie protesta, todos acatan. ¿Cómo pueden estos políticos obligar a algunos centros de salud, como me consta, a quitar fluorescentes de sus luminarias para ahorrar dinero, y en cambio aportar euros y más euros a una obra pública y, sobre todo, sin que nadie pida control?

Que nadie dude que el dique va a seguir adelante, y deseo que así sea, pero las preguntas sobre este proyecto se van acumulando, y nadie ofrece respuestas. Algunas ya apuntan a futuras nuevos proyectos complementarios en el dique, y las teorías que se manejan asustan. Lo deseable ahora es que el dique se acabe con el menor coste posible, y que al final, sea funcional. Pero lo deseable sería también que alguien pusiera luz en tanta sombra económica. Por el bien de la transparencia y de la eficiencia de la administración pública, esa que tanto se queja de no tener dinero.

El medio ambiente ya no pinta nada

martes, julio 13th, 2010

La estructura administrativa que nos rodea ha tenido a bien dotar a los ciudadanos de un organismo que controla las consecuencias ambientales de todos y cada uno de los proyectos públicos que quieren sacar adelante las administraciones públicas. En nuestra tierra, a este organismo se le conoce como la comisión balear de Medio Ambiente (CBMA). Su tarea es analizar con lupa todas las iniciativas para conocer su afectación al entorno y, si es necesario, introducir cambios en el proyecto para que sea menos perjudicial para el medio ambiente. Sin el beneplácito de esta comisión no hay proyecto que salga adelante. Los responsables de Ports de les Illes Balears lo sabían, y por eso temían el análisis que la CBMA pudiera hacer del proyecto de prolongación del dique de Ciutadella. Sus temores eran fundados, puesto que hablamos de alargar 80 metros un dique, es decir, toneladas y toneladas de hormigón, puestas además sobre una pradera de posidonia, y con un impacto visual indiscutible.

La sorpresa de la votación del pasado jueves fue mayúscula. El máximo organismo público de la comunidad en la salvaguarda del medio ambiente decidía que tamaño proyecto no necesitaba ningún análisis ambiental. Tal cual. La mayoría de los señores responsables de la CBMA hicieron caso omiso de un informe técnico, es decir, del criterio de los expertos, para aferrarse a una interpretación jurídica discutible y considerar que alargar 80 metros un dique sobre el mar no es un cambio sustancial en un proyecto de obra pública. Es decir, los señores de Medio Ambiente decidieron que el medio ambiente no era importante en ese caso.

Servidor se pregunta por qué en esta ocasión no interesa, pero en otros proyectos menores sí. La respuesta la ofrecieron en el seno de la comisión los propios señores de Ports: en este caso, la economía pesa más que el Medio Ambiente. Hacer una evaluación de impacto ambiental significa tiempo, y en una obra como la del dique tiempo es sinónimo de dinero. Pero claro, servidor se vuelve a preguntar si, para ahorrar varios meses o unos cuantos millones, nos tendremos que cargar un poquito más nuestro preciado medio ambiente. ¿Será que lo del título de Reserva de la Biosfera sólo es aplicable en determinados casos, y en otros hay permiso para mirar hacia otro lado? ¿Será que las presiones de la empresa por cobrar tienen más fuerza que el posible impacto sobre nuestro medio ambiente?

Mención especial merece en este caso el presidente de la CBMA, Ramon Orfila, quien sí aplicó los criterios medioambientales y fue de los pocos que votó para que se realizara la evaluación de impacto ambiental. Igual hizo el GOB, pero no así la alcaldesa de Ciutadella, Pilar Carbonero, y el conseller de Ordenación del Territorio, Joan Marquès. Viendo estas votaciones, servidor se interroga de nuevo sobre si a partir de ahora, Carbonero y Marquès pueden hablar de criterios ambientales con total impunidad, cuando han priorizado los criterios económicos antes que los ambientales. Y está muy bien mirar al bolsillo, más cuando gastas el dinero de todos los ciudadanos, pero lo que no está tan bien es apartar la vista del medio ambiente cuando interesa.

En definitiva, el dique sigue teniendo luz verde. Sorprendente que este proyecto siempre salga adelante, pase lo que pase, y cueste lo que cueste.